jueves, 20 de octubre de 2011

Ola invernal en el departamento de Bolívar


En el caso de los problemas en las carreteras, Ernesto Carvajal Salazar, gerente de Autopistas del Sol, concesionaria de la Ruta Caribe, dice que se trabaja a ritmo forzado, pero que la lluvia dificulta las labores.

“El martes, los niveles de las aguas bajaron un poco, pero desde la madrugada del miércoles comenzó a llover y nuevamente subieron, lo que afecta las obras”, dice Carvajal Salazar.

Troncal de Occidente

En cuanto a la carretera Troncal, dice que se adelantan trabajos de estabilización del terreno, y que al lugar llegaron unos especialistas con el fin de dar recomendaciones respecto a qué hacer para la reconstrucción del tramo afectado.

El funcionario no se comprometió a dar una fecha específica de cuándo estarían listas las obras, ya que a la falla que se presentó en el terreno, que es grave, se suma que las lluvias no dan tregua, lo que dificulta y retrasa los trabajos.

La Cordialidad

En el sector afectado ya se encuentran los equipos dispuestos para adelantar las obras de recuperación de la carretera.

“Se está colocando piedra rajón para estabilizar la calzada que quedó en pie y poder habilitarla como contraflujo para poder utilizar la vía para entrar y salir de Cartagena. Estas labores deben estar listas en unos seis días”, dice el gerente de Autopistas del Sol, conce-sionaria de la Ruta Caribe.

Estos trabajos se adelantan para habilitar la carretera al tráfico vehicular. “Una vez puesta en servicio se concentrarán las obras en la recuperación del carril que colapsó”.

Arjona

En esta localidad dejó de llover desde el martes en la tarde, pero quedaron graves secuelas.

En la calle principal del barrio 20 de Julio se cayó la casa de propiedad de Gladis Castilla Martínez, de 76 años, cabeza de familia.

La vivienda, construida en bahareque y barro, tiene de 25 años construida, y parte de la estructura se fue a tierra a la 1 de la mañana de ayer, según dieron a conocer algunos vecinos.

Otras dos casas también sufrieron daños. Una en la calle Girardot y la otra en El Limonar. A esto se suma la caída de un puente pea-tonal en Sueños de Libertad.

Los barrios afectados son: El Limonar, San Jorge, 5 de Noviembre, Pollerita Alzá, entre otros.

Turbaco

Los habitantes de Villa Santa Catalina (conocido como El Ají) y Fátima, en Turbaco, decidieron protestar después de soportar, según ellos, el continuo incumplimiento de la Administración municipal que “nunca ha prestado la debida atención que se merece el ‘eterno’ problema de las inundaciones que sufrimos cada vez que hay un fuerte aguacero”.

Aunque las aguas que inundaron estos barrios han disminuido, temen que las próximas lluvias vuelvan a hacer daño.

Les preocupa que haya enfrentamiento entre vecinos, ya que un muro que evitaba que las aguas inundaran a Fátima fue derribado por habitantes de El Ají.

Dicen que nunca se han realizado trabajos que solucionen esta situación. “Siempre han sido pañitos de agua tibia y la problemática sigue”.

Los organismos de socorro anunciaron que se mantienen las alertas en El Ají, El Recreo, La Victoria (Mala Palabra), San Pedro, El Talón, La Línea y el sector La Mina en El Paraí-so, en donde se cayó un puente.

Se cree que los hogares afectados superen los 100, ya que en la últimas horas se han reportado daños en otros barrios.

Gambote

Las autoridades dieron a conocer que la carretera Troncal de Occidente, a la altura del corregimiento de Gambote se encuentra en buenas condiciones para el tránsito de vehículos.

A activar comités locales

El gobierno departamental pidió a los alcaldes Turbaco, Mahates y El Guamo activar los comités locales de emergencia para enfrentar la crisis que están viviendo.

Anunció que el martes y jueves de la próxima semana sesionará el comité ampliado del Crepad para recopilar la información de todos los municipios afectados por las lluvias.

8 casas se han desplomado en Turbana

Grietas y deslizamientos en diferentes barrios de Turbana dejan las lluvias que han caído en los últimos días.

Una mujer residente en el barrio El Oasis contó que pasadas las 10 de la noche del martes se cayó un terraplén en el patio de su vivienda.

Otro caso le ocurrió a Dominga Hernández, en el del barrio La Victoria, donde el arroyo San Pablito, produjo el deslizamiento de la parte trasera de su vivienda.

El dirigente comunitario del barrio La Victoria, José Villadiego Marimón, dio a conocer que hace 8 años el invierno provocó una fuerte erosión que afectó varias viviendas.

A los lugares de las emergencias acudió el personero municipal César Tafur Peña con el fin de ver la condición en la que se encuentran las familias afectadas.

En San Cayetano, 170 familias damnificadas

Unas 170 familias de seis barrios resultaron damnificadas con el aguacero que cayó sobre San Cayetano, coregimiento de San Juan Nepomuceno, y que desbordó los arroyos Toro y Naranjal.

Socorristas de la Defensa Civil de San Juan Nepomuceno, que atendieron la emergencia, hicieron un censo para agilizar los trámites de las ayudas a los damnificados.

Los habitantes de los barrios Boca de Chivo, Los Manguitos, Las Flores, San Pedrito, Cristo Rey y San Martín, afectados por la crecida de los arroyos, deben esperar a que las aguas bajen para volver a sus viviendas ya que no cuentan con albergues disponibles para pernoctar.

De los seis sectores que sufrieron inundaciones cinco son damnificados de la temporada invernal del mes de octubre del año pasado. Este año se les suma Boca de Chivo.

Un funcionario de la administración municipal consultado por El Universal, manifestó que están a la espera de las ayudas que por ola invernal les suministra Colombia Humanitaria, ya que los recursos de la Alcaldía son insuficientes para suplir esta problemática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada